Energyear te trae las últimas noticias de energías renovables en Colombia. (Fuente www.eltiempo.com)

Las 114 familias que viven en Punta Soldado, zona rural ubicada en el costado norte de la bahía de entrada al puerto de Buenaventura, ya pueden encender un bombillo, ver televisión y caminar por las calles iluminadas.También pueden conservar la pesca del día ahora que disponen de ocho horas diarias, ininterrumpidas, de fluido eléctrico.

Aislados del Sistema de Interconexión Eléctrica los habitantes de esta punta geográfica contaban con una planta diesel que, por falta de recursos, no había vuelto a encenderse.

Con aportes y la gestión de la Empresa de Energía del Pacífico (Epsa), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y esta comunidad de pescadores instalaron 288 paneles fotovoltaicos que captan la energía del sol y la transforma en eléctrica, para luego ser almacenada en 96 baterías que cuentan con el respaldo de una planta diésel para los días de baja producción solar o de aumento en la demanda de las viviendas. (Además: Epsa desiste de línea eléctrica a Buenaventura)

“Estamos muy contentos. Antes era muy complejo cualquier cosa, por ejemplo ver un partido por televisión”, dijo Jimmy Montaño, presidente del Consejo Comunitario de Punta Soldado. “Dependíamos de los pocos que tenían planta eléctrica en su casa”, agregó el pescador.

La comunidad creó la Junta Administradora de Servicios de Energía (Jase) que se encargará de que esta solución sea sostenible, de la operación y el recaudo de las recargas de las tarjetas prepago adquiridas por los usuarios y que, una vez puestas frente al medidor, ofrecerá el servicio a la vivienda.

“Punta Soldado ha sido una suma de gratas experiencias: La oportunidad de resolver una dificultad de la comunidad en nuestra área de influencia, la oportunidad de aprender de nuevas tecnologías como el almacenamiento acoplado a la generación solar, y la oportunidad de hacerlo respetando los intereses ambientales”, dijo el gerente de Innovación de Epsa-Celsia, Juan Manuel Alzate.

Las posibilidades sociales para la comunidad van desde disfrutar el entretenimiento, hasta acceder a capacitación y a la salud, ya que la escuela, los servicios del centro de salud, el centro comunal, la iglesia y hasta una discoteca tendrán ahora horarios extendidos.

Para la Usaid se trata de un modelo replicable en otras comunidades.